Alarma de concentradores: Los concentradores domésticos y portátiles están equipadas con un sistema de alarma. Cuando la máquina por cualquier razón se apaga, se escucha un sonido de pitido. La razón es que si, por ejemplo, el concentrador se detiene mientras el usuario está durmiendo, esta persona podría no notarlo y la escasez de oxígeno puede hacer daño a la salud del usuario.